La talavera es una loza realizada a partir de la cerámica de mayólica, una actividad proveniente de Europa. Se estima que llegó a México hace cinco siglos, en donde se le añadió un estilo propio.

Se utiliza en vajillas, artículos utilitarios, azulejos para fachadas e interiores de casas, iglesias y fuentes.

La talavera mexicana se distingue por el uso de colores como amarillo, verde, terracota, negro, anaranjado, siendo particularmente el azul cobalto el que ha tenido mayor influencia en nuestros diseños.